Las preguntas de Nair: Grecia, ¡en noviembre!

Este mes de noviembre, ¡estará disponible el segundo libro de Las preguntas de Nair! ¡Queda muy poquito ya! Como siempre, para premiar a quienes me seguís, el lanzamiento irá acompañado de una campaña de promoción gratuita por tiempo limitado, así que ¡estad atentos! De momento, ¡un avance!


1
Hermes


El segundo día en Atenas fue, para Nair y el abuelo, en parte, inesperado. Después de salir del hotel y atravesar la plaza Monastiraki, se adentraron en el barrio de Plaka, tal y como había planificado el abuelo porque, según decía, la mejor manera de conocer una ciudad era callejeando.
Nair supuso que era una opinión bastante extendida, ya que había muchos turistas de diferentes nacionalidades, entremezclándose con representaciones de divinidades y héroes antiguos. En lo alto, estaba la Acrópolis ―donde se encontraban los vestigios más importantes de su pasado, como el Partenón y el Templo de Atenea―, y hacia allí se dirigían cuando Nair vio que una estatua de Hermes, el mensajero de los dioses del Olimpo, ¡se movía para seguirla con la mirada!
Dio un respingo y se aferró al abuelo. Y más se asustó cuando él también se sobresaltó.
―¡Abu! ―gritó apretando más fuerte.
Pero el abuelo, tras la sorpresa inicial, había recuperado ya la compostura y acariciaba su cabello.
―Es un mimo, Nair ―dijo―, muy logrado, eso sí. Este tipo de arte también tiene su origen en la Antigua Grecia, ¿sabías?
Nair dudaba; observándolo, estaba segura de que era una estatua. Sin embargo, como le sonrió y extendió su mano para regalarle una flor, se tranquilizó un poco. Luego, pronunció unas palabras que no entendió, pero que el abuelo tradujo:
―Dice que solo crece aquí, y que te traerá suerte en tus viajes.
Era de color rosa, y olía muy bien. Con el mismo semblante amable, le entregó una tarjeta al abuelo.
―El oráculo de Delfos… ―leyó mientras, quien se la había dado, guiñaba un ojo a Nair antes de recuperar su pose previa.
―¿Y eso qué es?
―Un santuario donde los griegos consultaban su destino a los dioses ―explicó el abuelo sin apartar la vista de la cartulina―. Al parecer, se celebrará hoy allí una ceremonia similar a las de antaño.
Nair pensó que, quizá, aquello no fuera una casualidad. ¿Por qué sino se había fijado en ellos? Pasaron muchas personas, antes y después, y con ninguna otra había interactuado. Lo normal sería que, si estuviera repartiendo publicidad, lo hiciera en más ocasiones; pero no, había sido la única. Además, ¿quién no querría conocer su futuro, al menos, lo bueno por venir, que es sobre lo que preguntaría? Concluyó que era una oportunidad, y no la iba a desaprovechar.
―¿Podemos ir? ―El abuelo no aparentaba estar muy convencido, así que insistió―: Venga, ¡porfa, porfa, porfa!
―Bueno, no es lo que teníamos planeado, pero supongo que la Acrópolis seguirá estando ahí mañana, y como parece que te hace ilusión…
―¡Mucha ilusión! ―recalcó Nair, sabiendo ya, por la expresión del abuelo, que ese día visitarían el oráculo de Delfos.

Coincidiendo con la campaña del Plan de Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura en institutos de España y actividades internacionales para el 2020, el Club Educiona ha puesto en oferta para docentes y centros educativos algunas de las primeras ediciones de mis libros de cuentos e infantiles: El bazar de los sueños, Los bosques perdidos, Las preguntas de Nair y La maldición del castillo desencantado, todos ellos bestsellers tras haberlos reeditado.

Sin duda, si formáis parte del sector, ¡es una gran ocasión para conseguirlos a precios muy económicos! Y también, si deseáis que participe en algún evento a través del Ministerio de Cultura, por supuesto, ¡contad con ello!

¡Novedades para 2019-2020!

Como os comenté con anterioridad, son tres las obras que tengo previsto publicar entre este otoño de 2019 y 2020: el libro infantil El capitán del Invencible, la novela Sentinel y una nueva colección de cuentos, Cuentos infantiles de ayer y de hoy. También quiero escribir Survival: Quinta Parte y sucesivas; otra novela, Samsara; aparte de lanzar una saga de fantasía ya bastante avanzada, y todo ello sin mencionar otros proyectos…

En fin, como comprobaréis, se me acumula el trabajo y, para realizarlo en la mayor brevedad posible, solo hay una forma: centrarse en ello. Es por esta razón por la que las noticias acerca de éxitos y menciones decrecerán bastante; requiere mucha inversión de tiempo estar pendiente de ello. Pero lo que no cambia es mi profundo agradecimiento cuando se producen, tenga o no constancia directa, porque es de vital importancia para continuar creando.

Por eso, a los lectores quiero daros las gracias por los estupendos comentarios y valoraciones de las obras, especialmente numerosos en Google Play; además de seguir manteniendo a gran parte de ellas en la categoría de bestsellers en diferentes países, tanto en Amazon como Kobo; y de divulgarlas, como por ejemplo Virginia Martín en Instazu. ¡Me alegra un montón que os estén gustando tanto!


También a instituciones como el Centro Cultural de España Tegucigalpa de Honduras; medios de comunicación como La Tribuna u Honduras en sus manos; y compañeros de profesión como la escritora María Dubón, que recientemente organizaron e informaron de un cuentacuentos de La maldición del castillo desencantado en ese país. ¡Espero que disfrutarais mucho!

A enciclopedias, como Qwertyu, por traducir mi biobibliografía a otros idiomas (alemán, checo, francés, holandés, italiano, polaco, portugués, ruso y turco) y, por extensión, a todos aquellos que contribuyen a la difusión de la cultura.

A sectores de la enseñanza, como el Colegio San Francisco de Asís Nueva Imperial de Chile, por contar entre su catálogo con alguno de mis libros infantiles; o como Escolabs, por extraer citas de mis obras, en este caso, del ensayo político PDG: «Es el capital humano y no el capital material la principal fuente de riqueza del hombre». Tan cierto y, a veces, tan ignorado…

Por cosas así, aunque quizá España no sea el mejor país para dedicarse a escribir ―mucho nos queda para estar al nivel de Noruega―, ¡vale la pena el esfuerzo! ¡Muchísimas gracias a tod@s!